El Tottenham la base táctica de la selección

Si bien fue el Tottenham la base táctica de la selección, no ha sido el camino clasificatorio un signo inequívoco de ello. Desde un 4-2-3-1 o un 4-3-3, los ingleses han focalizado su fase ofensiva en hombres rápidos, verticales, de ímpetu o desborde, pero con matices diferentes a lo que representa las ideas de Pochettino. Con Kane coronando la tarta, los más utilizados han sido Sterling, Chamberlain, Rashford y Alli, y opciones como la de Lingard no hacen sino acentuar el tipo de mediapunta, extremo o atacante con el que desembarcará Inglaterra en el Mundial. Quizás ese sea su mensaje esta vez.
A lo mejor no le queda otra que apostar por un fútbol más premier que nunca. Desde luego, como mensaje, es muy potente. Sería retomar su identidad más pura, de cesped encharcado en los suburbios industriales. Ataque profundo, amplio, rápido. Justo teniendo a jóvenes promesas sin acabar de explotar del todo entre tus mejores atacantes, cuyas principales virtudes son el desborde y la profundidad, reforzaría su motivación (y quizás su rendimiento) erigiéndolos los avatares del proyecto.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Alida por fuera con Delph o juego directo hacia Dier-Alli-Kane/Vardie. Finalización por fuera con centro lateral a Kane/Vardie y Alli cargando el área o diagonal del extremo (Rashford/Sterling) apoyándose por dentro en Lingaard/Wilshere o Kane.

Es muy rudimentario, pero para un torneo corto tipo mundial, puede ser una propuesta que por momentos sería capaz de empotrar al rival contra su área y puede ser la sorpresa. Sería cuestión de ver si es capaz de cerrar las bandas en la transición defensiva y ajustar la altura de Dier-Wilshere y de un central para tener una posible salida por dentro.
Qué difícil aún así es ver a Inglaterra generando ilusión y/o credibilidad. A mí me cuesta ver en este grupo de jugadores un despegue. No percibo algo diferente, no hay calidad extraordinaria ni tampoco singularidad en su propuesta.
Me cuesta mucho confiar en Inglaterra.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Aunque cuentan con Harry Kane, que se ha ganado a pulso ser un goleador descomunal, a él sí me lo creo a pies juntillas.
Cuesta bastante creerse a la selección inglesa. Comparto la idea de que no es una generación que desborde talento, más allá de un par de piezas, y de que se ve lastrada por sus persistentes problemas culturales/de identidad. Por otra parte, hay que añadir que en el auge que está experimentando el fútbol inglés a nivel de clubes, salvo en el caso del Tottenham, son pocos futbolistas ingleses están teniendo mucho protagonismo en los distintos proyectos.
El reciente protagonismo de Jack Wilshere podría, sobre el papel, asumir dicha misión, pero con las dudas evidentes sobre el peso específico de su fútbol. En contra de lo que supone Kane en el remate, Sterling en el uno contra uno o Rashford en la zancada y la acción individual, encomendar a Wilshere labores de construcción no soluciona el problema identitario. Más que nada porque para Southgate, por lo visto en la fase de clasificación, un Wilshereparece más un recurso que un inicio. En el último año, Inglaterra ha intentado dar cabida a sus individualidades con caminos bastante predefinidos, donde los centrocampistas buscaban más equilibrio.

Brasil

Tite ha conseguido que Brasil responda como un equipo que disfruta de la estabilidad del día a día, y ese es uno de los mayores elogios que puede recibir una selección nacional, que tiene la enorme dificultad de tener que prepararse una vez cada dos o tres meses. Contando este como principal argumento para considerar a la canarinha candidata a ganar el Mundial, la sensación es que después de algún tiempo, vuelve a contar con alternativas de calidad para marcar la diferencia en su ataque.
Supongo que por tema de jerarquía y demás no se dará, pero realmente veis que en este momento de la temporada Coutinho partiendo desde derecha vaya a aportar más que William. La verdad es que al del chelsea lo ví realmente fino en el partido contra el Barça y a diferencia de Coutinho él sí está completamente acostumbrado tanto a jugar por derecha como a gestionar grandes espacios de terreno, en mi opinión si el mundial empezase hoy sería titular. Independientemente de esto, el hecho de que vaya a estar en el banquillo, al igual que douglas o firmino es algo que hace mucho más creíble a esta brasil.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.

Lástima la lesión de filipe luis, parece que el colchonero no va a poder disfrutar de un mundial como le corresponde por categoría
El tema es que tener a un jugador como william en el banco en mundial es algo valiosisimo, ya vimos lo que fue cuadrado o incluso mertens en brasil 2014.

Para mí pese a que no es una selección de super estrellas como francia, o con modelo ultra refinado como alemania, brasil ha recuperado muchas cosas y el juntar plenitud de su estrella más la aparición de jóvenes talentos (gabriel jesús y alisson fundamentalmente) con el canto del cisne de jugadores veteranos a mí me suena muy potente.

En cuanto a la táctica creo que el nuevo sistema de juego tanto del madrid como del barça puede ser clave para la canarinha. Por un lado está el incuestionable crecimiento de Casemiro en el doble pivote, si brasil gana al casemiro de parís y logra juntarlo con fernandinho de forma equilibrada cuidado.

Por parte del barça ese 4-4-2 que estamos viendo en liga con coutinho y paulinho en bandas… me parece super extrapolable a brasil, con paulinho y coutinho mateniendo sus roles y gabriel jesus y neymar repartiendose todo el frente de ataque.

Yo este verano, si neymar es capaz de no acusar su lesión de tobillo (una pena y ya vimos en falcao o torres lo que implica forzar para estar en el mundial) colocaría a brasil por primera vez desde alemania 2006 como seria candidata a la copa

Muy agradable sorpresa la convocatoria de William Jose, viendo la irregular temporada de la Real, es su oportunidad para medirse al máximo nivel, o así lo veo yo. ¿Quizás le penaliza su velocidad?

En clave William vs Coutinho, el fichaje del segundo por el Barsa me da que es un plus anémico al que difícilmente puede sustraerse Tite. Un poco lo que sucedió en la Eurocopa con Umtiti (menuda competencia tenía en su puesto), aunque luego lo haya refrendado en el Camp Nou
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Y aunque suene a off-topic, es curioso lo de Mou con tres de los jugadores ofensivos más estimulantes de la actual premier: de Bruyne, Salah y William (de este se decía que estuvo hecho por el Tottenham y que Mou se interpuso).

Leo Messi en su impetud

La ida de la semifinal copera fue uno de esos partidos difíciles que el FC Barcelona sabe jugar y superar en las temporadas en las que termina cosechando éxitos. Su rival, el Valencia CF de Marcelino, es de por sí un equipo equilibrado y con recursos que, además, estuvo bien preparado por su entrenador, quien trazó un planteamiento que restó fluidez y peligro al conjunto azulgrana. Durante la mayor parte de los minutos, hasta puede decirse que el Barça resultó inofensivo. Pero el peaje fue duro: los chés no podían ganar. No había manera.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
El gran mérito del Valencia consistió en eso, en reducir el potencial atacante de Messi y los suyos. Lo hizo renunciando a la posesión del balón, no perdiendo ni la calma ni la concentración ante el sometimiento táctico y defendiendo muy bien la conexión Messi-Alba-Messi: dificultaba el pase del argentino al lateral izquierdo y, luego, cuando Alba recibía y conducía con la intención de atraer marcas, girar zagueros hacia él y entonces soltarla atrás, el trabajo de los defensas y los pivotes de Marcelino fue notable, orientándose de tal modo que no perdieran de vista a Leo y en disposición de salir al quite y cortar el pase sin la necesidad de ningún giro brusco que restara margen de reacción. A pesar de que estuvieron expuestos a esta jugada casi durante los dos periodos enteros, no la sufrieron prácticamente nunca. Claro que depositar tanto foco sobre una fase de su juego hizo que se olvidara de las demás y no atacase apenas, aunque Parejo intentase mostrar aplomo y Vietto, arriba, luciera cierta chispa de la que enamoró en el viejo Madrigal.
El aplastamiento al que se alude es consecuencia de dos corrientes, y por eso resulta tan poderoso. Por un lado, el rival debe invertir tal cantidad de hombres, trabajo y concentración que acaba regalando metros por no poder salir tras el robo; por el otro, el propio Barça lo alimenta con la salvaje presión que está ejerciendo. Anoche, con Iniesta más abierto y aliviando desde la izquierda, Busquets pudo situarse más arriba si cabe cortándole al Valencia CF todas sus alas.
Y la consecuencia tangible de un partido unidireccional en favor del Barcelona estriba en que Messi puede tocar la pelota muchas veces en zonas en las que le conviene. Y a menudo, además, en segundas jugadas; tras robos adelantados de sus compañeros. Y eso, para el colectivo de Ernesto Valverde, supone una victoria casi garantizada.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Que el baricentro del juego se establezca en las inmediaciones del área rival no sólo dota al fútbol de Messi de una continuidad decisiva, sino que también extirpa desde su raíz el gran debate que le ha acompañado en los últimos cinco años: “¿abajo creando o arriba definiendo?”. Messi no está teniendo que bajar a recoger el balón -con el desgaste que ello implicaba tanto para su físico como para el peligro potencial de sus acciones- simple y llanamente porque el Barça no está abajo nunca. Y de esta forma, Valverde ha dado la mejor respuesta posible a la pregunta más importante que parecía estar destinado a responder. Messi es la mejor ayuda, pero de nuevo, a él también le están ayudando. De ahí que al equipo se le haya puesto rostro de favorito a todo. Entre otras muchas cosas.

Preparando para la llegada

Cuando comenzó la temporada, el Sevilla de Eduardo Berizzo manejaba una plantilla realmente ilusionante. Línea por línea, su nómina de futbolistas sumaba calidad, tanto potencial como real. Real porque estaba contrastada; sus jugadores habían rendido de manera incondicional en diferentes contextos. Y potencial porque ofrecía múltiples posibilidades para abarcar diferentes ideas y momentos del juego. Era, y es, un plantel completísimo que se definía por lo más básico, la mencionada calidad de la misma. Pero Berizzo no logró conectar a sus futbolistas con la idea, algo que parece haber conseguido un Vincenzo Montella que afronta la segunda mitad de la temporada con una guinda llamada Roque.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
La temporada sevillista arrancó con la previa ante el Instanbul Basaksehir. En aquella primera toma de contacto, ya desde el encuentro de ida, el mediocampo formado por Pizarro, Banega y Nzonzi, titular aquella noche, anticipó un rapídisimo acomodo que no tuvo continuidad. La fórmula parecía grácil y potente, se sentía feeling y complementariedad en cada rol, dibujando un escenario muy interesante para la nueva aventura del ‘Toto’. El caso es que aquello no cuajó y el mediocampo se fue configurando de otra manera. La parcela del campo a priori más importante del proyecto, la que ocupa el jugador con mayor capacidad para crear identidad como es Éver Banega, se quedó huérfana de plan. Conectando ambos momentos, agosto y enero, la ecuación está muy cerca de resolverse. Se ha encontrado la manera, y Mesa viene a potenciarla.
Desde que ganara en el Metropolitano -apenas días después de su derrota en el derbi sevillano-, el Sevilla ha conectado con la mente de una plantilla que, como se introducía, vive de la calidad. De las posibilidades de hacer y crear al ritmo que desee, al pie o al espacio, atrás y adelante. De manera puntual o de manera dominante. Montella simplificó sus momentos defensivos, separó de primeras la fase del balón con la del repliegue y desde ahí activó la calidad para marcar diferencias y con ello crecer y hacer crecer otras que aumentaran su techo como equipo. Los futbolistas han entendido lo que deben hacer, han ganado confianza y ahora ya entienden lo mucho que saben hacer.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Cada decisión del técnico italiano ha tenido un significado muy característico, que ha llevado a su equipo a poder relacionarse bien, con la coherencia adecuadas para crear espacios o aprovecharlos desde atrás. Muriel, una referencia móvil y generosa, Correa y Sarabia, más delanteros que extremos, y Mudo Vázquez como nexo y pausa que mantiene la altura, que activa desmarques, han ofrecido un contexto idílico para que sus centrocampistas, Nzonzi y Banega, verdaderos jerarcas, encuentren tiempo y espacio para ordenar y desordenar. Todos pueden relacionarse sin entorpecerse. Hay plan. Y es de ritmo alto, una característica que conecta y ha conectado siempre de fábula con la grada del Sánchez Pizjuán.
La llegada de Roque Mesa lo hace en el momento idílico para sumar. El contexto está creado y las piezas activadas. El Sevilla ha cerrado la primera gran pregunta y quiere abrir la segunda para elevar su potencial, esa que lleva a pensar qué supondrá, a nivel táctico y rítmico la llegada de Mesa.

Leo Messi en su impetud

La ida de la semifinal copera fue uno de esos partidos difíciles que el FC Barcelona sabe jugar y superar en las temporadas en las que termina cosechando éxitos. Su rival, el Valencia CF de Marcelino, es de por sí un equipo equilibrado y con recursos que, además, estuvo bien preparado por su entrenador, quien trazó un planteamiento que restó fluidez y peligro al conjunto azulgrana. Durante la mayor parte de los minutos, hasta puede decirse que el Barça resultó inofensivo. Pero el peaje fue duro: los chés no podían ganar. No había manera.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
El gran mérito del Valencia consistió en eso, en reducir el potencial atacante de Messi y los suyos. Lo hizo renunciando a la posesión del balón, no perdiendo ni la calma ni la concentración ante el sometimiento táctico y defendiendo muy bien la conexión Messi-Alba-Messi: dificultaba el pase del argentino al lateral izquierdo y, luego, cuando Alba recibía y conducía con la intención de atraer marcas, girar zagueros hacia él y entonces soltarla atrás, el trabajo de los defensas y los pivotes de Marcelino fue notable, orientándose de tal modo que no perdieran de vista a Leo y en disposición de salir al quite y cortar el pase sin la necesidad de ningún giro brusco que restara margen de reacción. A pesar de que estuvieron expuestos a esta jugada casi durante los dos periodos enteros, no la sufrieron prácticamente nunca. Claro que depositar tanto foco sobre una fase de su juego hizo que se olvidara de las demás y no atacase apenas, aunque Parejo intentase mostrar aplomo y Vietto, arriba, luciera cierta chispa de la que enamoró en el viejo Madrigal.
El aplastamiento al que se alude es consecuencia de dos corrientes, y por eso resulta tan poderoso. Por un lado, el rival debe invertir tal cantidad de hombres, trabajo y concentración que acaba regalando metros por no poder salir tras el robo; por el otro, el propio Barça lo alimenta con la salvaje presión que está ejerciendo. Anoche, con Iniesta más abierto y aliviando desde la izquierda, Busquets pudo situarse más arriba si cabe cortándole al Valencia CF todas sus alas.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Y la consecuencia tangible de un partido unidireccional en favor del Barcelona estriba en que Messi puede tocar la pelota muchas veces en zonas en las que le conviene. Y a menudo, además, en segundas jugadas; tras robos adelantados de sus compañeros. Y eso, para el colectivo de Ernesto Valverde, supone una victoria casi garantizada.
Que el baricentro del juego se establezca en las inmediaciones del área rival no sólo dota al fútbol de Messi de una continuidad decisiva, sino que también extirpa desde su raíz el gran debate que le ha acompañado en los últimos cinco años: “¿abajo creando o arriba definiendo?”. Messi no está teniendo que bajar a recoger el balón -con el desgaste que ello implicaba tanto para su físico como para el peligro potencial de sus acciones- simple y llanamente porque el Barça no está abajo nunca. Y de esta forma, Valverde ha dado la mejor respuesta posible a la pregunta más importante que parecía estar destinado a responder. Messi es la mejor ayuda, pero de nuevo, a él también le están ayudando. De ahí que al equipo se le haya puesto rostro de favorito a todo. Entre otras muchas cosas.

Preparando para la llegada

Cuando comenzó la temporada, el Sevilla de Eduardo Berizzo manejaba una plantilla realmente ilusionante. Línea por línea, su nómina de futbolistas sumaba calidad, tanto potencial como real. Real porque estaba contrastada; sus jugadores habían rendido de manera incondicional en diferentes contextos. Y potencial porque ofrecía múltiples posibilidades para abarcar diferentes ideas y momentos del juego. Era, y es, un plantel completísimo que se definía por lo más básico, la mencionada calidad de la misma. Pero Berizzo no logró conectar a sus futbolistas con la idea, algo que parece haber conseguido un Vincenzo Montella que afronta la segunda mitad de la temporada con una guinda llamada Roque.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
La temporada sevillista arrancó con la previa ante el Instanbul Basaksehir. En aquella primera toma de contacto, ya desde el encuentro de ida, el mediocampo formado por Pizarro, Banega y Nzonzi, titular aquella noche, anticipó un rapídisimo acomodo que no tuvo continuidad. La fórmula parecía grácil y potente, se sentía feeling y complementariedad en cada rol, dibujando un escenario muy interesante para la nueva aventura del ‘Toto’. El caso es que aquello no cuajó y el mediocampo se fue configurando de otra manera. La parcela del campo a priori más importante del proyecto, la que ocupa el jugador con mayor capacidad para crear identidad como es Éver Banega, se quedó huérfana de plan. Conectando ambos momentos, agosto y enero, la ecuación está muy cerca de resolverse. Se ha encontrado la manera, y Mesa viene a potenciarla.
Desde que ganara en el Metropolitano -apenas días después de su derrota en el derbi sevillano-, el Sevilla ha conectado con la mente de una plantilla que, como se introducía, vive de la calidad. De las posibilidades de hacer y crear al ritmo que desee, al pie o al espacio, atrás y adelante. De manera puntual o de manera dominante. Montella simplificó sus momentos defensivos, separó de primeras la fase del balón con la del repliegue y desde ahí activó la calidad para marcar diferencias y con ello crecer y hacer crecer otras que aumentaran su techo como equipo. Los futbolistas han entendido lo que deben hacer, han ganado confianza y ahora ya entienden lo mucho que saben hacer.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Cada decisión del técnico italiano ha tenido un significado muy característico, que ha llevado a su equipo a poder relacionarse bien, con la coherencia adecuadas para crear espacios o aprovecharlos desde atrás. Muriel, una referencia móvil y generosa, Correa y Sarabia, más delanteros que extremos, y Mudo Vázquez como nexo y pausa que mantiene la altura, que activa desmarques, han ofrecido un contexto idílico para que sus centrocampistas, Nzonzi y Banega, verdaderos jerarcas, encuentren tiempo y espacio para ordenar y desordenar. Todos pueden relacionarse sin entorpecerse. Hay plan. Y es de ritmo alto, una característica que conecta y ha conectado siempre de fábula con la grada del Sánchez Pizjuán.
La llegada de Roque Mesa lo hace en el momento idílico para sumar. El contexto está creado y las piezas activadas. El Sevilla ha cerrado la primera gran pregunta y quiere abrir la segunda para elevar su potencial, esa que lleva a pensar qué supondrá, a nivel táctico y rítmico la llegada de Mesa.

Zidane

La apuesta por Casemiro como mediocentro, a pesar de que en un principio pareció conservadora, era en realidad extremadamente arriesgada. En el Real Madrid de Marcelo, Modric, Kroos, Benzema y Cristiano Ronaldo -es decir, en un equipo en el que el control de la pelota debía ser una base indiscutible para hacer sostenible el plan de juego-, Casemiro iba a ocupar una posición axial, clave para agilizar las circulaciones, con la consiguiente rémora que ello podría suponer. A eso había que sumar su gran agresividad a la hora de buscar el robo, lo que significaba abrir puertas en un equipo en el que, salvo en él y los centrales, no existía una técnica de robo lo suficientemente potente como para defender desde la precipitación en lugar de desde la protección de los espacios. Lo cierto es que antes de la contundente victoria de marzo de 2016 frente al Sevilla, dudar de la inclusión de Casemiro en el plan inicial tenía argumentos realmente poderosos.Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Sin embargo, su aparición en el once, más allá de que evidentemente el Real Madrid ganó un activo muy decisivo desde lo individual en aspectos básicos del juego defensivo como la disputa de balones aéreos o su aportación para frenar transiciones rivales ‘inesperadas’, condujo a Modric y a Kroos a encontrar su espacio. Una de las grandes medidas de Zinedine Zidane en el Real Madrid fue utilizar a Toni Kroos como interior izquierdo, desde donde el equipo blanco diseñó una estructura con pelota ultradominante. Modric pasó a ocupar el carril interior derecho, y aunque en ambos casos la intención era aprovechar el espacio que Carvajal y Marcelo limpiaban para servir de apoyo por detrás de la línea de la pelota, el croata, por cómo estaba configurado el sector diestro del ataque del Real Madrid, tenía algo más de libertad para hacer movimientos verticales. Pero eso es más matiz que discurso, y lo que consiguió el cuadro merengue, a partir de la composición definitiva de su medio campo titular, fue que dos de los mejores centrocampistas del mundo ya estuvieran a disposición de Carvajal, Marcelo, Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, y Gareth Bale o Isco Alarcón. Un auténtico triunfo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
A partir de esto, el Real Madrid consiguió hacer fuertes sus virtudes y esconder sus defectos. Independientemente de la estructura elegida en los tres jugadores que conformarían el ataque, Zidane eligió abrir al equipo para responder a lo que se iba a encontrar de forma frecuente en el fútbol de élite: la defensa en campo contrario del rival. Pepe (o Varane) y Ramos hacían pares con Modric y Kroos, cada uno en un perfil. Los dos centrocampistas interiores del equipo blanco jugaban realmente como laterales en salida de balón, lo que permitía a Carvajal y Marcelo jugar por delante, teniendo un sostén en caso de pérdida y lo más importante, un pasador de élite por detrás. Por lógica, el lado fuerte en los primeros pases del Real Madrid se convirtió en el izquierdo, con Sergio Ramos, Toni Kroos y Marcelo jugando a tres alturas, y en una zona en la que los apoyos de Benzema y Cristiano Ronaldo eran constantes. El riesgo de jugar con los dos interiores tan abiertos y los laterales tan arriba fue equilibrado por Casemiro, que llegaba desde esa posición central a una posible pérdida. Zidane además logró incluir al brasileño, reduciendo paulatinamente los problemas que podía tener en el dominio de la pelota ante situaciones de presión: unas veces le sacó de zona de primer pase obligándole a jugar más arriba, y otras la retrasó, pidiéndole un cambio de orientación -que ha acabado dominando de maravilla- sobre las parejas de banda compuestas por Modric-Carvajal y Kroos-Marcelo.

Zidane

Los primeros pasos de Zidane en el Real Madrid estuvieron marcados por una rotación que ha sido una máxima durante su estancia en el banquillo blanco. Sin embargo, hacerlo a mitad de temporada, con un equipo repleto de incógnitas y sin un plan de juego asentado, provocó un gran número de dudas. El nombre que comenzó a cambiar las cosas, y resulta curioso porque en aquel momento representaba un gran elemento de debate entre el aficionado, fue Casemiro. No cabe duda de que Benítez fue un valedor muy importante del brasileño, pero el mediocentro de élite en el que se ha convertido hubiera sido imposible sin Zidane. Digamos que Benítez creyó de forma indiscutible en sus virtudes, pero fue el técnico galo el que logró encauzarlas positivamente en el ecosistema del equipo.Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
El argumento de que el Real Madrid de Zidane, a pesar de su incontestable éxito continental, no ha dejado una huella a nivel de estilo, es relativamente cierta. Sólo relativamente. Por un lado y quizás represente el argumento más importante, porque puede explicarse a partir de que en los últimos años el cuadro merengue ha tenido a su disposición las plantillas más potentes de su historia. Quizás el efecto Leo Messi agudizó el ingenio a nivel de gestión hasta tal punto que, como quedo claro en el segundo año del galo en el banquillo, el grupo de jugadores que manejaba tenía tal nivel que repartir protagonismo sin rencillas era imposible. Ese es el germen de la versatilidad de Zidane en los planteamientos. Elegir entre Isco y Bale es el mayor ejemplo del abanico de posibilidades que se le presentaba cada tres días, sin olvidar todo lo que había detrás del español y del galés.
Ciertamente, puede decirse que Zidane estuvo obligado a ir cambiando su plan, porque sus alternativas eran de primer nivel, y si quería tenerlas activas en términos de ritmo, debía apostar por una política más versátil de lo que suele ser habitual en un club que está obligado a pelear todos los títulos, que generalmente desarrolla un ‘plan A’ y partir de ahí busca generar su rutina de triunfos. Yendo esto por delante y retomando el tema de Casemiro, hay que volver a ese ‘relativamente’, porque Zidane construyó su éxito en el Real Madrid a partir de su medio campo, y más allá de que hubiera un gran número de variantes, el cuadro blanco sí dejó varios legados. Uno de ellos fue el Casemiro-Kroos-Modric, que le ha permitido dominar en Europa de forma indiscutible durante los últimos tres años.Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
La apuesta por Casemiro como mediocentro, a pesar de que en un principio pareció conservadora, era en realidad extremadamente arriesgada. En el Real Madrid de Marcelo, Modric, Kroos, Benzema y Cristiano Ronaldo -es decir, en un equipo en el que el control de la pelota debía ser una base indiscutible para hacer sostenible el plan de juego-, Casemiro iba a ocupar una posición axial, clave para agilizar las circulaciones, con la consiguiente rémora que ello podría suponer.

El Submarino

El Submarino recibe en el Estadio de la Cerámica al Athletic Club (lunes, 21.00 horas) en la 31ª jornada de Liga. Un partido en que ambos equipos comparten objetivo, la Europa League. Los castellonenses, con las plazas Champions demasiado lejos, no quieren perder el quinto escalón que da acceso a Europa. El conjunto vasco, por su parte, necesita la victoria para engancharse a la misma lucha que mantienen los amarillos. Tal vez sea la última bala para los pupilos de Ziganda que si no ganan ante el Villarreal el séptimo lugar podría quedar a más de 10 puntos. Una diferencia importante restando siete jornadas.
La pelea por los puestos de Europa League está al rojo vivo y el conjunto de Calleja no puede permitirse más despistes si quiere mantenerse en las posiciones privilegiadas. Depende de sí mismo, pero tras la derrota (1-0) en la última jornada ante el colista, el Málaga CF, los tres puntos frente a los bilbaínos son cruciales. Lo sabe Calleja que hace hincapié en la condición de local del Submarino:
Jugar en casa debe ser sinónimo de victoria. Necesitamos a nuestra afición, porque su apoyo es vital para conseguir el objetivo. Es un partido que nos motiva y que ganando nos puede dejar en una buena posición.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
El Athletic llega al choque después de empatar contra el Celta en San Mamés (1-1). El gol de los gallegos en el tiempo añadido impidió a los vascos sumar tres puntos que hubieran sido claves para acercarse a posiciones europeas. José Ángel Ziganda, quien no se sentará en el banquillo rojiblanco la próxima temporada, sabe que alcanzar la séptima plaza será difícil, aún así los leones no se van a rendir:
Vamos a luchas por acabar lo más arriba posible. Vamos a intentarlo y no dar el brazo a torcer. Puede salir bien o mal, pero mientras matemáticamente tengamos opciones vamos a pelear.
Javi Calleja podrá contar con todos sus jugadores, a excepción de Bruno. Bonera que era duda y Trigueros que se perdió el último encuentro por unas molestias en el pubis también estarán el lunes disponibles para el técnico madrileño. Ziganda, por su parte, también tendrá a su disposición a todos sus hombres. Además, el entrenador del Athletic ha confirmado la presencia de Muniain, del que espera que pueda jugar unos minutos.
El Athletic no gana en Liga en el campo del Submarino desde hace 14 años. La última victoria liguera en El Madrigal de los vizcaínos fue en la temporada 03/04. En todo este tiempo, los rojiblancos solo han logrado dos empates en tierras castellonenses. No es un precedente esperanzador para el conjunto vasco que necesita la victoria para seguir mirando con opciones reales los puestos europeos. El Villarreal quiere prolongar la buena racha como local contra los leones para seguir encabezando la lucha por la Europa League.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Posibles alineaciones
Villarreal CF: Asenjo, Mario, Álvaro, Ruiz, Jaume Costa, Rodri, Trigueros, Roberto Soriano, Fornals, Bacca y Ünal
Athletic Club: Kepa, De Marcos, Unai Nuñez, Íñigo Martínez, Balenziaga, Iturraspe, San José, Susaeta, Williams, Raúl García y Aduriz

Valencia

Partido precioso el ultimo de la jornada dominical donde los dos conjuntos fueron a por la victoria desde el primer minuto, con intensidad, garra, llegada y ocasiones. Los de casa consiguen el objetivo de dejar los tres puntos en Mestalla que les permite seguir en la lucha por la Champions y alcanzar la tercera plaza. Enfrente, los pericos ya se despiden de cualquier remota (remotísima) opción de entrar en Europa League, y además la lejanía con los puestos de descenso hace que ya se haya terminado la temporada.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
El partido empezaba con jugada polémica (que no sorprende a los pericos en Valencia) con un balón largo a Gerard Moreno que controlaba y marcaba a los 20 segundos, pero el linier ya había levantado la bandera para anular la jugada. La repetición muestra un fuera de juego de, si lo hay que tampoco es seguro, unos escasos milímetros. El Valencia se veía superado por un Espanyol que tenía el balón, profundizaba y creaba peligro, pero un Rodrigo en estado de gracia sacudía la presión visitante con un gol regalado por un genial Guedes, que tras destrozar la cadera de Marc Navarro, centraba de forma espléndida a la cabeza del delantero. El Espanyol no se creía lo que acababa de pasar, pero siguió insistiendo en su forma de jugar y seguía proponiendo fútbol, a pesar de no crear ocasiones clarísimas, se percibía mucho peligro, con chutes desde fuera del área, y llegando con muchos jugadores a zonas de remate. Los de Marcelino aguantaron el chaparrón estoicos, y cuando vieron su oportunidad cogieron la batuta del partido con un imperial Kondogbia, que robaba, distribuía e incluso remataba a portería. La primera parte finalizaba con la sensación de que quizá el Espanyol no merecía ir perdiendo, pero que el Valencia también estaba haciendo las cosas bien para mantener la ventaja.
La segunda mitad seguiría por el mismo camino, pero con la sensación de que el partido estaba algo más roto. Los dos equipos eran capaces de llegar a la portería rival y hacían trabajar a los dos porteros. Neto y Pau realizaron una gran labor para evitar lo que hubiera sido un partido con muchísimos goles para ambos equipos. El Espanyol proponía con el juego entre líneas de un Melendo que hacía todo bien, recibiendo, conduciendo y distribuyendo. Este chico apunta a estrella perica en un plazo de tiempo muy corto. El Valencia buscaba las transiciones con la conducción de Kondogbia y un Guedes que tiene muchísima clase y que tenía a toda la defensa blanquiazul loca. En el segundo tiempo no hubieron más goles a pesar de los intentos de ambos conjuntos, uno de cerrar el partido, que Rodrigo pudo hacerlo con otro remate de cabeza, y los otros empatarlo, con un chute ajustado de Piatti que salió rozando el palo. Para acabar hubo algo más de polémica cuando pudo haber un posible penalti sobre Marc Navarro cuando controlaba el balón dentro del área. Penalti dudoso, pero que con el gol anulado en el minuto uno hace que los pericos no se vayan con buena sensación por el arbitraje.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Partido ‘disfrutón’, con un fútbol apasionante, demostrando que Losotros18 ofrecen espectáculo de verdad, con ocasiones, regates, velocidad, chutes… auténticos partidazos de fútbol.